jueves, 13 de diciembre de 2018

Mi opinión lectora #24: Cuando un libro es hermoso por fuera, pero no por dentro.

Declaración
Esta es una sección extraña que no sé si exista en otro blog, así que quiero que sepan de antemano que no pretendo adueñarme de ninguna sección; simplemente me pareció que llamarla así era adecuado y ayudaba a mi propósito.

Lo que quiero hacer aquí es dar MI opinión sobre algunas situaciones del mundo de la lectura; desarrollar mi punto de vista y esperar que me dejen algún comentario con su punto de vista.

Que quede claro que NO pretendo que mi opinión exprese la de todo el mundo; es únicamente la mía y no hablo por los demás cuando la doy.
¿Nunca les ha pasado que miran un libro y la cubierta los enamora pero cuando comienzan a leerlo terminan odiándolo, y aun así no se quieren deshacer de él porque la portada es preciosa?

A mí sí… Bueno, la verdad es que ya no tanto. Pero cuando era adolescente era fácil que mi mente se viera atraída por la magia de la mercadotecnia y terminara comprando un libro por su hermosa cubierta y una sinopsis que parecía atractiva.

Como muchos sabrán, soy Diseñadora Gráfica, y no es un secreto que entre nosotros y los mercadólogos buscamos la mejor manera de vender un producto. Sea cual sea: como un libro.

La cubierta (y una parte de esta mejor conocida por muchos como portada), es la presentación del libro como producto. Así que es normal (y obvio) que se busque que no solo muestre la esencia de la novela, sino que también atraiga al mercado meta.

En fin, me he dado cuenta que esto afecta no solo al Lector, también a las editoriales que buscan comprar los derechos de estas novelas para ser traducidas a nuevos idiomas. ¿Por qué? He visto muchas novelas que, al salir en sus idiomas originales (generalmente en inglés, que es lo que generalmente consume), la gente se vuelve loca al ver tan solo la portada. Aún no saben bien de qué trata la novela, pero con ver la portada saben que quieren esos libros.

Esto provoca que, al ser un libro cotizado por los lectores de habla hispana, las editoriales se sientan atraídas y busquen adquirir los derechos para poder vender esos libros de este lado. En ocasiones, incluso, preguntan en redes si queremos o no que se conserven las portadas. Se han dado cuenta, ¿verdad?

No estoy criticando esto como si quisiera crucificar la situación o algo por el estilo. Solo estoy dando por hecho que nosotros le conferimos al libro la cualidad de ser un producto de lujo.

Curioso, ¿no? Y muchas veces no podemos, o nos resulta difícil, deshacernos de un libro de este tipo aunque su contenido no sea algo que nos agrade. Porque una portada cuya estética nos parece hermosa, no necesariamente equivale a que su interior vaya a ser de nuestro agrado.

En muchas ocasiones tanto el exterior como el interior nos gustan, ¡y eso nos hace Lectores afortunados! Pero en otras…

¿Qué les pasa a ustedes en estas situaciones? ¿Qué piensan cuando tienen un libro cuya cubierta aman pero cuyo interior no acabaron de querer?

A mí hace algunos años esto me mortificaba un poco porque quería quedarme con esas bonitas portadas pero su contenido me molestaba… Hoy en día, por cuestiones de necesidad y espacio, prefiero deshacerme de esos libros aunque tengan cubiertas bonitas. Jajaja. Necesito deshacerme de los libros que no me gustan para poder dejar los que sí. Ni modo. Además, seguramente habrá quienes sí los disfruten. ¿No?

Pero, como dije, sé que hay Lectores que, aunque odien la historia, si la portada les gusta, se lo quedan.

¿Ustedes qué hacen? ¿Han cambiado de opinión como yo o tal vez nunca fueron de mantener libros “bonitos” a pesar de su contenido? ¿O tal vez no les importa que no les gustara la historia y aún así los mantienen en su estantería?

Cuéntenme :D Y muchas gracias por pasar a leer la entrada MOL de esta semana ;) Espero sus comentarios :3

6 comentarios:

  1. Holaa Iris!!!
    Me encantó esta sección, está super interesante!!!
    Es verdad, ahora que lo pienso las portadas a veces influyen un montón en la elección del lector. Es puro marketing, ahora la imagen es una prioridad en estos tiempos, mucho más que el mensaje en si, en este caso el contenido del libro.
    Me ha pasado de elegir libros por la portada y me terminaron encantando pero nunca al revés, al menos no que me haya comprado. Me he ganado algunos libros con portadas bellisimas que no son tan buenos!

    Muy buena reflexión <3
    Un beso grande, nos estamos leyendo!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Al igual que tu, cuando era más pequeña admito que me dejaba engañar un montón por una portada bonita y aún ahora una de las cosas que más me atraen de un libro es su portada. Sin embargo, si comprara algún libro porque me parece bonito y luego el contenido no lo fuera tanto, aún así lo mantendría conmigo jajaja
    No soy muy de tirar libros la verdad, los colecciono.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Yo también pasé la época de las portadas bonitas pero ahora también por falta de espacio me fijo mucho más en el contenido que en el continente. Si tengo algún libro con edición chula pero que no me gusta, lo vendo de segunda mano o lo llevo a alguna biblioteca.

    ResponderEliminar
  4. Hello!
    Pues yo peco de acumuladora jaja, porque tengo varios libros que no me gustan por el contenido pero sus portadas son muy monas. Así que dejo que sigan adornando el librero y puede que en un futuro los use para un intercambio.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Me pasó con La última lágrima los libros estaban a 100 pesos y la portada hermosa así que pensé que no podría ser tan malo 🤦 obvio me costó mucho terminarlo y me arrepiento y aunque si llego a pensar que son demasiado bonitos los termino intercambiando o vendiendo, también he notado lo que dices sobre las editoriales, no diré que las portadas en habla inglesa tienen un toque muy bonito pero me ha tocado ver algunas lecturas que realmente me parecen muy malas y las traducen solo por la portada 🤷 pero bueno, ni sé si este sea otro tema
    Saludos Iris

    ResponderEliminar
  6. Me confieso culpable. Hay un par de libros que están en mis estanterías (no muchos) de los que no puedo deshacerme porque, pese a que no me gustaron, tienen una portada preciosa. Una reflexión interesante.

    ResponderEliminar

Te agradezco que pases a comentar :D Me gusta poder saber tu opinión y regresar el comentario posteriormente ;) Si me sigues, dímelo y nos seguiremos mutuamente :D ¡Saludos!