viernes, 17 de junio de 2016

Reseña: "El verano de Raymie Nightingale" de Kate DiCamillo

Título: El verano de Raymie Nightingale ("Raymie Nightingale")

Libro autoconclusivo

Autor: Kate DiCamillo

Editorial: Océano Gran Travesía

ISBN: 9786077359043

Nº de páginas: 236

Disponible en México

Cosa rara, tener a los tiernos diez años un motivo en la vida: hacer que tu padre regrese a casa luego de haberse fugado con la dentista del pueblo. Diez años, buena edad para ser valerosa, pero ¿cómo lograrlo?

Pues bien, su nombre es Raymie y ha encontrado una forma. Será fácil, bueno… quizá. Sólo debe ganar el concurso de Pequeña Señorita Florida. Eso le dará proyección. Será suficiente para que su padre vea la foto de su gloria en el periódico y decida volver porque, ¿quién no querría estar cerca de una chica tan increíble?
Bueno, este libro me lo leí en una sentada, pero considerando que tiene capítulos cortos y una letra enorme, está claro que se trata de una novela enfocada principalmente en los niños y no es raro que esto haya sucedido.

Creo que para los que ya somos jóvenes, jóvenes adultos o mayores, el tema que trata el libro no es del todo desconocido. Todos hemos pasado por alguna perdida y hemos buscado la forma de superarla, y en el proceso hemos madurado.

En este caso, Raymie, una niña de 10 años, tiene un plan para recuperar a su padre, que se ha ido con otra mujer sin decir adiós. Raymie quiere ganar el concurso de “Pequeña señorita neumáticos de Florida” para que, al ver su fotografía en el periódico, su padre la reconozca y decida volver. Pero en su clase de malabarismo de bastón se encuentra con dos niñas más que tienen sus propios propósitos.

La historia esta contada de forma simple, tanto que sabes exactamente que, quien está contándola, es una niña pequeña. De hecho, esto es agradable, pues si el libro está siendo leído por niños, seguramente se sentirán identificados de inmediato con Raymie.

A algunos, al crecer, olvidan lo que es ser niño y muchos, por fortuna, no tuvieron que pasar por malas situaciones que los hicieran madurar de golpe. Así que son muchos los que creen que los más jóvenes, por ser niños, no entienden lo que está pasando; pero la realidad es que lo entienden perfectamente, no obstante su mente lo simplifica a su nivel, pero ellos saben. Y esto es algo que se demuestra en este libro.

Creo que, para mí, como ya lo dije, no significó un gran libro, pues el mensaje que tiene, aunque reiterado en otros libros, ya lo he vivido. Pero para los más pequeños puede servir de mucho. Pueden conectar no solo con Raymie, también con las otras niñas, y aprender los distintos valores que se muestran en él.

Además, si algún día llegan a pasar por alguna situación de este tipo, sabrán que no están solos, que hay personas que los apoyan, que los quieren y que los comprenden; y que, también, comprenderán que pueden superar la situación y superarse a sí mismos de distintas formas gracias a quienes son.

Por lo demás, puedo decir que la historia me enterneció y me hizo soltar una que otra risotada con las ocurrencias de las niñas. Así que puedo decir que pasé un buen rato; y aunque personalmente le doy un 3, creo que para los niños puede llegar a ser un 4 o un 5.
Increíble e inexplicablemente, el mundo siguió girando.
Conclusión

Si bien tiene un argumento obvio para los que no somos niños, los pequeños se sentirán conectados son los personajes principales y la historia se volverá una aventura llena de lecciones.
Kate DiCamillo también es autora de Flora y Ulises.
El cual también está en México gracias a Editorial Océano.

¿Qué opinan? ¿Les gustaría leer el libro que he reseñado? 
¿Se lo recomendarían a algún lector más joven? :D

*Gracias a Editorial Océano por el libro :)
Espero sus opiniones :D ¡Gracias por leerme!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

De antemano te agradezco que pases a comentar :D Me gusta poder saber tu opinión. Si quieres agregar un link de cualquier tipo o quieres que pase a visitar tu blog, agradecería que enviaras el link al correo electrónico del blog, NO EN UN COMENTARIO, de lo contrario tendré que borrarlo. Gracias por leerme. :)