martes, 23 de octubre de 2012

Fragmento del primer capítulo de "El Corazón de Hannah" de Rocío Carmona

"El Corazón de Hannah" se publica este día 23 de Octubre en España :D La editorial encargada de ellos es La Galera. 

No me canso de recordarles quién es mi autor favorito, ¿verdad?

Pues hoy, Francesc publicó un fragmento del primer capítulo de esta historia que nos atrapará por el interesante tema que maneja; además, dio a conocer la canción compuesta para el libro que, claro, interpreta NIKOSIA con la voz de la autora ( :3 lo sé, me vuelven loca, muchos ya los conocen porque me la paso fangirlendo).

Denle una oportunidad. Lean y disfruten de la canción :D Adelante.






CAP 1
FRAGMENTO

"Ya tenía la mano sobre el picaporte de la puerta, cuando una voz cantarina la detuvo:

—¡Hola, belleza! ¿Hay algún lugar por aquí donde se pueda tomar un café decente?

Hannah se dio la vuelta y sus ojos se abrieron como platos al descubrir la figura desgarbada de un forastero. Se trataba de un inglés, eso estaba claro por su vestimenta, compuesta por una camisa de cuadros arremangada hasta los codos y unos vaqueros. Debía de tener más o menos su edad. Su pelo era de un color azabache que Hannah no había visto jamás, con unos reflejos azules que la hicieron parpadear sorprendida, aunque lo atribuyó al efecto de la luz.

Los ojos oscuros del forastero se pasearon por el rostro de Hannah, resiguiendo sus contornos con admiración. Ella es- taba paralizada. No recordaba ni una sola ocasión en que alguien de fuera hubiera campado por el pueblo. Y menos de madrugada.

Atemorizada, se preguntó si tendría malas intenciones aquel forastero, que volvió a hablarle con un tono alegre:

—Ya que no me respondes, al menos me dejarás hacerte una foto. ¿A que sí?

Sin esperar respuesta, la encañonó con un artefacto negro con muchos botones y un tubo alargado que acababa en un cristal. Se oyó un suave chirrido metálico y luego un clic.

Hannah ahogó un grito de horror y se cubrió la cara con las manos, totalmente avergonzada. Sus padres le habían advertido a ella y a sus hermanos que, si alguna vez iban a la ciudad para vender telas, pasteles o quesos hechos en casa, debían ser muy cuidadosos: a los ingleses les encanta tomar fotografías de los amish.

En cambio a la «gente sencilla», como a veces llamaban a su pueblo, no les gusta nada aparecer en imágenes. Tratan de mantenerse alejados de las cámaras, como si éstas pudieran robarles el alma. Unos pocos se dejan fotografiar solo de espaldas.

Hannah recordó el pasaje del Éxodo que el pastor Sweitzer les había leído el domingo anterior:
No harás escultura ni imagen alguna de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.

Temblando de miedo ante las consecuencias que podía tener para ella aquel encuentro, abrió la boca para rogarle al forastero que se la devolviese. No tenía ni idea de cómo funcionaba aquella máquina, pero no podía permitir que un extraño se llevara una parte de ella con intenciones desconocidas. ¡Si ni siquiera iba vestida!

Con la mano aún en el pomo de la puerta, Hannah sintió una fuerte sacudida. Su madre acababa de abrir la puerta y la arrastró hacia el interior de la casa."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Te agradezco que pases a comentar :D Me gusta poder saber tu opinión. Si quieres agregar un link para que visite tu blog, agradecería que lo enviaras al correo electrónico del blog, NO EN UN COMENTARIO, de lo contrario tendré que borrarlo. Gracias por leerme :)