martes, 23 de mayo de 2017

Reseña: "El instante amarillo" de Bef

Título: El instante amarillo

Novela gráfica autoconclisiva

Autor: Bernardo Fernández, Bef

Editorial: Océano Historias Gráficas

ISBN: 9786075272696

Nº de páginas: 204

Disponible en México

María es una chica de 13 años que la pasa bastante mal en la escuela y también en su casa, donde los conflictos entre sus padres la afectan de manera cotidiana y directa. Es una gran dibujante, pero las matemáticas no se le dan muy bien.

Tampoco encaja entre las chicas populares y fiesteras, así que para ella su lugar en el mundo todavía no está muy claro. Pero entonces conoce a otra María, “la mamá del monstruo”. Una María que vivió en el siglo XIX y que cambio para siempre las historias de terror que leemos. Identificada con su tocaya, María se reconciliará con su propio monstruo para forjarse un camino y un sitio memorables.
La adolescencia es la etapa de los fastidiosos cambios físicos, eso no es un secreto, pero también vivimos situaciones que nos cambian por dentro. Y en esta historia nos encontramos con el cambio interior de María.

Como ya leyeron en la sinopsis, María tiene problemas tanto en su casa como en su escuela… pero la vida es impredecible y muchas veces esta situaciones fortuitas que atraviesan nuestras vidas pueden ayudar a que nos superemos y nos encontremos a nosotros mismos.

De manera casual, el libro de “Frankenstein o el moderno Prometeo” de Mary Shelley llega a manos de María, el cual, aunado a sucesos relacionado con sus desgracias, la invitan a reflexionar sobre su vida y sobre cómo hay hechos que, aunque sean difíciles para nosotros, pueden ayudarnos a mejorar.

Hace poco leí un libro de autodescubrimiento, y francamente no me pareció tan real como este. No debería comparar, lo sé, pero me resulta imposible hacerlo cuando han sido dos libros continuos del tema del autodescubrimiento.

Todos vivimos o viviremos nuestro “Instante amarillo”, aquel que nos hace abrir los ojos, valorarnos y hacernos crecer, encontrar nuestro camino. Puede ocurrir en cualquier momento de la vida, pero a la mayoría de nosotros nos ocurre en la adolescencia, durante etapas de conflicto interno. Nos brinda carácter y suele depender enteramente de nosotros.

Fue muy acertado desglosar el tema mediante un cómic, pues aunque nos guste o no como Lectores, muchos chicos no leen historias que no tengan ilustraciones; y que un mensaje de este tipo llegue a ellos de manera creativa, concisa e interesante, le brinda importancia y deja grabado el mensaje en ellos.

Además, la novela gráfica trae un pequeño fragmento de la novela de Mary Shelley, por si les interesa; quizás queden picados y le den una oportunidad a la misma, jejeje.

Admito que no he leído “Frankenstein o el moderno Prometeo”, lo poco que sé es que se trata de un texto que, entre muchos temas, reflexiona constantemente respecto a la vida y no pudo haber mejor historia que contrastara con un momento en el que María se sentía perdida.

Es agradable ver historias dirigidas a los más chicos y que tienen que ver con temas así; sobre todo cuando pasan por situaciones como las de María, pues suelen identificarse con el personaje y, además, el uso de clásicos de la literatura para ayudarlos a reflexionar me parece siempre un gran acierto.

Por otro lado, me agradó ver cómo se resaltó toda la cultura popular y la no tan popular de los años 90. Ver que hay muchas cosas y situaciones que han cambiado hoy en día, y otras que no lo han hecho mucho… Seguimos siendo humanos al fin y al cabo ;)

Respecto a la cuestión visual, hay algunos cambios de estilo entre partes y partes de la historia (como pueden ver en las imágenes), pero esto la enriquece, le brinda personalidad. ¡Me encantó! Y los cameos a otros ilustradores me fascinaron ;)
Conclusión

El instante amarillo nos ayuda a ver que, a veces, hay lecciones ocultas detrás de aquellas desgracias e injusticias que ocurren en nuestras vidas y buscar aprender de ellas, reflexionar al respecto, nos ayuda a entendernos para crecer y volvernos mejores.

*Gracias a Editorial Océano por el libro :)
¡Gracias por leerme!

7 comentarios:

  1. No sabía que era novela gráfica, qué bonito *.* Y eso de que la obra de Shelley sea clave en la historia me encanta.
    Gracias por la reseña, un beso<3

    ResponderEliminar
  2. Quiero este libro... Tengo una nena de 13 años que es idéntica a María... le encanta dibujar, aunque mi hija si es buena en matemáticas... Dónde puedo conseguir este libro? lo he buscado en amazon, en ghandi no aparece la foto y aparentemente no está disponible, se tiene que apartar... Agradezco la reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué raro que no lo hayas podido encontrar aún. Se supone que ya está el librerías, aunque a veces tardan un poco en llegar (depende de la ciudad). ¿Has probado en Librerías el Sótano? En la página dice que está en existencias. También en Gandhi, ahora mismo en el botón de "apártalo y recógelo" vienen las librerías que lo tienen en existencia. :D Saludos.

      Eliminar
    2. Gracias por la respuesta... yo estoy en Tampico. En mis horarios libres acá, es probar suerte en Sanborns o Walmarts... Gracias...

      Eliminar
  3. buena reseña, felicidades :) ahora estoy mas convencido de comprar el libro, saliendo de mi trabajo me lanzo a sanborns :p aquí en Mérida es fácil encontrarlo

    ResponderEliminar
  4. Sinceramente por la portada no me atraía en lo más mínimo, ni el título. Pero tu reseña me abrió los ojos, espero poder leerlo. Me llama la atención y Frankenstein fue una lectura que me gustó.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Linda reseña, muy precisa acabo de leer esa novela grafica y me encanto siento que se relaciona de manera perfecta con la manera en que nos sentimos en la adolescencia.
    Saluditos

    ResponderEliminar

De antemano te agradezco que pases a comentar :D Me gusta poder saber tu opinión. Si quieres agregar un link de cualquier tipo o quieres que pase a visitar tu blog, agradecería que enviaras el link al correo electrónico del blog, NO EN UN COMENTARIO, de lo contrario tendré que borrarlo. Gracias por leerme. :)