martes, 3 de diciembre de 2019

Reseña: "Manual del guionista de televisión" de Fernando Eiras


Manual 

Autor: Fernando Eiras

Editorial: Ediciones Urano / Berenice | Manuales

ISBN: 9788417418649

Nº de páginas: 238

Disponible en México

¿Imaginas lo que sería escribir lo que dicen Andreu Buenafuente, el Gran Wyoming o Pablo Motos? ¿Tienes talento para idear concursos pero no sabes cómo diseñar una mecánica? ¿Quieres aprender a construir la sección de un colaborador? ¿Cómo se escribe un sketch? ¿Y un monólogo de humor? ¿Sabías que en los reality shows también son necesarios los guionistas? ¿Te gustaría conocer cuáles son los trucos del entretenimiento?

Este manual te enseñará lo que nunca aprendiste en la Facultad: a ser la voz de los presentadores, a construir un guion, a dominar una escaleta y, lo más peliagudo, a sobrevivir en una redacción de televisión. El autor de este libro lo ha aprendido a fuerza de ilusión, esfuerzo, errores y algún que otro acierto durante sus más de treinta años de experiencia en el medio.

Aprende los trucos de esta apasionante profesión de la mano de Fernando Eiras, un avezado guionista con más de treinta años de experiencia que ha escrito para infinidad de programas de éxito como: El Informal, Caiga Quien Caiga, Dani y Flo, Martes y 13: Viéndonos, Vídeos de 1ª, Moranquíssimo, el late night show Ya es mediodía en China —en América Latina—, ¿Qué apostamos?, ¿Qué me dices?, Las mañanas de Cuatro, Conexión Samanta, Perdidos en la tribu o Lo sabe no lo sabe.

«Un guionista podrá ser un grandísimo creativo, pero si no sabe escribir un guion, entonces no es guionista.».

Como seguro ya notaron, este libro no es una novela, je. Decidí leerlo por una razón muy personal: quiero retomar la escritura de guiones para producciones audiovisuales.

Cuando tenía 15 años (ya hace tiempo de eso, ¡ja, ja, ja!), además de escribir pequeñas historias y novelas, me volví aficionada a adaptar mis historias a guiones, los cuales posteriormente se volvieron mini series en Youtube.

¿Qué pasó con esas series? En 2009 el copyright llegó a la plataforma gracias a Google y, como yo utilizaba canciones comerciales para el soundtrack, terminaron por borrar mi canal entero…

Fue muy triste. Entonces no tenía una computadora adecuada ni un disco de memoria externa y prefería no guardar todo el material el mi computadora pues apenas podía soportar la edición del material.

En fin, todo eso se perdió y me resentí mucho con Youtube, ya que ni siquiera avisaron, simplemente comenzaron a borrar cuentas por todos lados… En fin, dejé los guiones, dejé Youtube.

Llegué a la universidad y tuve la oportunidad de volver a retomar los guiones en clases de comunicación audiovisual. ¡Fue fantástico! Y si bien ser guionista no es lo mío como para dedicarme a ello de manera profesional, sí disfruto mucho el trasladar mis historias a guion e imaginar algo más relacionado con la pantalla, movimientos de cámara, encuadres, dirección de personaje y escenas…

Este año empecé a plantearme el retomar la creación de series de manera recreativa (aunque probablemente no lo haga en Youtube porque está colapsando y sigo resentida, pero ese es otro tema); así que cuando vi la oportunidad de tener una guía que me refrescara la mente, no lo dudé ni un momento.

Pensé que iba a encontrarme con un libro muy técnico, pero la realidad es que, a pesar de su instrucción para crear un guión, el autor también expone cómo la televisión es un medio poderoso que influye sobre el pensamiento del ser humano.

Los medios audiovisuales provocan que la gente cambie de ideas e incluso su manera de actuar... No importa si es una serie de ficción o fantasía, un show de comedia, un reallity o un programa de entrevistas, quien lo consume sufre un cambio y al tratarse de un medio que alimenta a las masas, crea colectivos con ideas similares. Y ahí radica la importancia del guionista, el cual es la base de todo.

Jo, pero a mí me llaman loca cuando digo que hay programas que pudren la mente. ¡Ja, ja, ja!

Y desde el prólogo tiene muchas verdades a las cuales hay que poner atención, pues no solo instruye, también crítica y señala lo bueno y lo mlo de esta nueva para el guionista, donde mucho de lo que consumimos ahora está en plataformas como Youtube u otras plataformas de streaming.

Pienso que es un libro un poquito pesado para aquel que pueda ser nuevo en esto, pero cada una de las palabras que están escritas te van guiando hacia la meta de leer, comprender y aplicar las enseñanzas y consejos de este libro sin ningún problema.

No habla únicamente de un tipo de guión, ejemplifica varios de ellos y los explica de manera objetiva, apoyándose en ejemplos personales y reales.

Nos habla de técnicas, de la importancia del lenguaje y hace hincapié que el guionista actual debe mantener positivo ante el decaimiento de la televisión y el surgimiento de Internet. En lugar de tomarlo como un obstáculo, debe ser tomado como parte de la herramienta del guion.

El autor comenta cómo el guionista tiene la responsabilidad de pensar en lo que va a proyectar a la gente y la forma en que es emitida y percibida la imagen del programa que ha escrito y esto es algo que, personalmente, creo que es muy importante, ya que un guión es la base de todo el programa y si no está bien ejecutado, todos los involucrados no podrán llevar a cabo su trabajo como se debe y el éxito de la emisión depende de ello.

Realmente fue como volver a clase de comunicación en la universidad y volví a apasionarme por trabajar para contar, no solo historias en prosa, también audiovisuales. Además, recordé todo el esfuerzo y dedicación que requiere algo como esto.

Y si alguien tiene curiosidad por conocer el trasfondo, no solo de series de televisión, también de otros programas, existen secciones específicas para diversos géneros de entretenimiento donde nos explica un poco como es que estos funcionan. Tales como el late night show, el dating show, talk show, talent show… y otros más.

Ya sea porque desean escribir guiones y ver sus proyectos en una plataforma, o incluso por curiosidad, les recomiendo este libro.
El guión no es una pieza literaria en sí, si no una herramienta [...] Y para manejar herramientas, hay que saber de mecánica. [...] la técnica es igual de importante que la creatividad. No es suficiente con tener una buena idea, hay que saber plasmarla. [...] un guion mal escrito es como un chiste mal contado: por muy buena que sea la idea, no hace gracia.

Conclusión

Este libro técnico no solo me instruyo de manera familiar y refrescó mi mente, también me motivó para volver a escribir guiones para mis historias cortas.

Está lleno de datos del medio, consejos útiles, y ejemplos (que marque por si es necesario recordarlos para mis proyectos personales). Y, si tienen curiosidad por conocer este medio o de volver se aficionados a ello, es una buena forma de empezar.


*Gracias a Ediciones Urano por el libro :)
¡Gracias a ti, Lector, por leerme! ❤️

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Te agradezco que pases a comentar :D Me gusta poder saber tu opinión y regresar el comentario posteriormente ;) Si me sigues, dímelo y nos seguiremos mutuamente :D ¡Saludos!