miércoles, 3 de julio de 2019

Reseña: "Ojos de lagarto" de Bernardo Fernández, Bef.

Título: Ojos de lagarto

Autoconclusivo

Autor: Bernardo Fernández, Bef.

Editorial: Océano Gran Travesía

ISBN: 9786075278742

Nº de páginas: 296

Disponible en México

¿Y si los dragones fueran reales?

¿Y si todos esos avistamientos en lagos africanos y en los océanos de Indonesia fueran ciertos? ¿Y si los hemos confundido con dinosaurios? ¿Y si fueran capaces de volar, de respirar bajo el agua, de reproducirse…?

En la que considera la más querida de sus novelas, Bef nos cuenta que la respuesta a todas esas preguntas pudo haberse hallado en el barrio chino de Mexicali, Baja California, en el México posrevolucionario de principios del siglo pasado, tras una increíble epopeya que abarca los cinco continentes del mundo. Una historia trepidante que avanza gracias a sagaces aventureros, ambiciosos traficantes de especies exóticas, sabios paleontólogos y un humilde veterinario oriundo de Guanajuato que espera cruzar junto a su hijo la frontera a Estados Unidos.
Este fue un libro que llegó de sorpresa para mí. Lo conocía, pero no estaba en mis planes leerlo. Sin embargo, terminé haciendo una pequeña Lectura conjunta y esto fue lo que ocurrió…

No había leído novelas de Bef, solo sus novelas gráficas (ustedes lo saben); así que conocerlo en “Ojos de lagarto” fue una experiencia nueva.

La historia se nos cuenta desde diversos puntos de vista, los cuales ocurren en diferentes partes del globo. Conocemos, de manera breve, países como China, Estados Unidos y México. Y todo transcurre entre 1864 y 1923.

Como ya imaginarán, todos estos puntos de vista tienen algo en común que, al terminar, los va a entrelazar.

Probablemente para mí la historia principal es la de Ary y su padre. El padre de Ary es un médico veterinario que quiere llevar a su hijo a Estados Unidos para que pueda conocer el lugar donde conoció a su difunta esposa. Sin embargo, Ary tiene un don que hará que su personaje destaque en esta novela.

La sinopsis es muy interesante, ¿no les parece? Sin embargo hay algo en la forma en la que está narrada la novel que me hace recordar a la manera en que se expresaban otros autores hispanohablantes hace ya algunos años.

Cuando comencé a leer la novela, no pude evitar sentir… recordar cuando leía a José Emilio Pacheco o Gabriel García Márquez en la escuela porque no había muchos autores juveniles destacados y los profesores nos ponían a leer este tipo de novelas para analizarlas. 

Los que hayan leído novelas como estas, publicadas sobre todo de la década de los 80 y que trascendieron a las escuelas a finales de los 90 y principios de los 2000 como clásicos a examinar en clase de literatura, entenderán lo que quiero decir.

No sé si esta situación se debe a que Bef se expresa de esta manera o quiso darle una ambientación a la novela al tratarse de una época ajena a la actual.

No obstante, gracias a esas lecturas, no tuve un gran problema al leerla; pero es verdad que ya estoy algo alejada de ese estilo de escritura y no estoy segura de que los que son más jóvenes que yo estén habituados.

¿Por qué saco a colación a “los jóvenes”? Porque el libro está editado por Gran Travesía, el cual, si no mal recuerdo, es el sello juvenil de la editorial y no estoy segura de que muchos chicos hoy en en día estén acostumbrados a ese tipo de expresión hoy en día.

Por otro lado, me agradó la trama. Aunque era algo lenta en ocasiones y parecía diluirse un poco con cada punto de vista.

Y sé que todas las historias tenían que converger en un punto, pero a veces me parecía que cada punto de vista se alargaba. Y, curiosamente, lo que de verdad me gustó fueron los detalles que ambientaban la época en la que cada personaje se encontraba, sus memorias y el contexto social que se vivió en aquel entonces. Esos detalles en los que se ve que el autor trabajó mucho para darnos la ambientación adecuada me gustaron mucho.

Sé que parece que no tiene sentido, que me contradigo un poco, pero así fue como me sentí con la novela. Había momentos en los que me maravillaba con los detalles que el autor nos contaba y en otras sentía que la historia se alargaba innecesariamente.

Llámenme voluble si lo prefieren, pero eso fue lo que me pareció.

Algo que puedo decir que no me gustó, es que la historia nos vende mucho la parte del dragón, y aunque en efecto se le menciona y es la pieza central de la unión, noté que se habla más de la historia de los personajes que del propio dragón.


Conclusión

Una historia que suena interesante, aunque tiene sus altas y bajas en la trama. Una novela cuya narrativa me hizo recordar a otras de hispanohablantes famosos, y aunque me pareció una sorpresa volver a encontrarme con este tipo de narrativa; no estoy segura de cómo lo recibirá el público juvenil. Quizás para muchos jóvenes sea algo nuevo que experimentar.


*Gracias a Editorial Océano por el libro :)
¡Gracias por leerme!

1 comentario:

  1. Con lo que me gustan los dragones, sin duda me llama la atención. Y me ha parecido curioso lo que mencionas del estilo narrativo. Miraré más reseñas y ya veremos.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar

Te agradezco que pases a comentar :D Me gusta poder saber tu opinión y regresar el comentario posteriormente ;) Si me sigues, dímelo y nos seguiremos mutuamente :D ¡Saludos!