martes, 20 de septiembre de 2016

Reseña: "El año que el mundo se vino abajo" de Clare Furniss

Título: "El año que el mundo se vino abajo"/ (The Year of the Rat)

Libro único

Autor: Clare Furniss

Editorial: Océano / Salamandra 

ISBN: 9788416555017

Nº de páginas: 256

Disponible en México

«Siempre había creído que cuando algo terrible estuviera a punto de suceder, de alguna manera, lo adivinaría, que esas cosas se presienten, como cuando el aire se carga de humedad antes de una tormenta y sabes que más vale ponerte a cubierto hasta que amaine... Ahora sé que no es así, ni mucho menos.»

A sus dieciséis años, perder a su madre es lo más espantoso que le ha tocado vivir a Pearl, un golpe brutal, inesperado, que sacude los cimientos de su vida. El dolor es tan insoportable que no puede evitar canalizarlo hacia su hermana recién nacida, a quien echa la culpa de la tragedia y no podrá perdonar jamás. Y ahora nadie, ni su padre, ni su abuela, ni su mejor amiga ni desde luego su hermanita conseguirán echar abajo el muro defensivo que ha erigido a su alrededor. Pero ¿y si la madre de Pearl no hubiera desaparecido del todo? ¿Y si siguiera, en cierta forma, presente? El mundo puede dar un vuelco en cualquier momento y, cuando eso ocurre, lo más importante es encontrar algo a lo que aferrarse...

Una novela que no sólo devorarás hasta el final, sino que te sorprenderá por sus pinceladas de fantasía y humor, y que, sobre todo, te emocionará y te dará que pensar.
Desde que leí la sinopsis de este libro me di cuenta de que iba a terminar leyendo un drama bastante fuerte y real…

Pearl es una chica común; tiene una madre, tiene un padre (que en realidad es su padrastro, pero lo ha querido como a un padre desde que tiene memoria), y una hermana en camino; pero surge una complicación y su madre fallece, lo que deja a Pearl con un padre destrozado, una hermana que nació prematura y a la que no quiere conocer, y un vacío muy, muy, muy grande.

Básicamente, podría resumir esta historia como los cambios que ocurren en una persona cuando sufre la perdida repentina de otra a la que consideraba su mayor amigo y confidente.

Perder a la persona que más te entiende en este mundo y con la que tienes un vínculo muy fuerte sin importar nada, es como si tu mundo se perdiera con él o ella. No importa el vínculo que los una: puede ser un pariente, un amigo o una pareja; pero si él o ella se van sin remedio y sin avisar, algo de ti muere con ellos, y el problema está en cómo superar el vacío que ha dejado.

En este caso, para Pearl, esa persona era su madre; y su perdida, aunada a los enormes cambios que esto supone, a los secretos que su madre guardó y a la edad que tiene (16 años), llevan a Pearl a entrar en un estado de ánimo depresivo y lleno de rencor.
También es nuevo para mí, me gustaría decirle. También yo estoy asustada.
Así, nos encontramos con una protagonista que odia a su hermana, que siente que su padrastro ya no la quiere, y que no le tiene confianza a nadie para contarle lo que siente, por lo que su actitud hacia sí misma y hacia los demás es pésima, llevándola incluso a sufrir pánico.

Durante mi lectura me encontré pensando que yo no puedo juzgar a Pearl. Yo llegué a sufrir de una depresión así hace mucho tiempo y mi actitud hacia los demás y a hacia mi misma era horrible.

Mucha gente a mi alrededor no lo entendía, pensaban que era una especie de ataque de rebeldía nada más, así que tuve problemas por eso. Por fortuna tuve a alguien ahí para ayudarme a superarme y a ver con claridad; pero admito que no es algo tan sencillo…

No obstante, las personas que no han sufrido de una depresión tal, no pueden entender que, a veces, aunque alguien se comporte tan altanero y déspota no es por simple rebeldía, si no que hay algo detrás, y muchas de las personas que intentan acercarse para ayudar a resolver el asunto nunca lo logran, pues soportar una actitud tan pensada es complicado.

Por otro lado, la ayuda que alguien que pasa por una situación así necesita, a veces puede llegar de la forma más inesperada.

Entonces, cuando recordé esa época y lo que sentí, pude meterme en la piel de la protagonista y no juzgarla; sabía que ella no estaba viendo con claridad, y que su actitud podía no tener sentido para los ojos ajenos, pero no podía criticar a la ligera.
El mundo puede dar un vuelco en cualquier momento.
Así que pensé: seguramente muchas de las personas que no han pasado por algo así y lean este libro, creerán que la protagonista es una estúpida infantil que no hace más que drama, que no le ayuda a su padre y que encima le hace la vida imposible a los que la rodean.

Por ello, les pediría que si no creen haber pasado por algo tan grave como esto y deciden que quieren leer este libro, lo lean sin juzgar a Pearl. La única manera de disfrutarlo es sintiendo lo que ella siente, viviendo lo que vive y escuchando lo que tiene que decir.

Quizás no terminen tan convencidos de su actitud, pero al menos, cuando encuentren a una persona que está pasando por algo así y que actúe de esta manera, podrán entender que no es simple rebeldía como muchos creen.

Lo que más me gustó de esta historia es que la autora no tiene reparo en dejar que Pearl se exprese, que diga al lector todo y tal cual como se siente, lo que ayuda a ver desde los ojos de la protagonista, a sentir desde su corazón y a meternos en su cabeza.

También me agradó que la respuesta para la protagonista no fuera la presencia de un chico en su vida (como seguramente muchos esperarían de una novela juvenil). Y no se espanten que tampoco es un rollo religioso. Pero no se preocupen, no les voy a spoilear al final; tendrán que leerlo.

En fin…

Me agrada que, siendo la primera novela de esta autora, comience con un mensaje profundo y tan bien escrito, pues te invita a vivir en la piel de Pearl, sintiendo de manera tan abierta algo por lo que muchas personas llegan a pasar de manera incomprendida; pero también te invita a ver que siempre hay un modo de superar una situación así, y todo está en ti mismo.
[…]-. Eres fuerte, Pearl, más fuerte que yo. Lo bastante fuerte para ver la vida como es: complicada y aterradora, insoportable... -[…]-... Y maravillosa.
Conclusión

Un libro con un personaje que no se juzga; se lee, se vive, se sufre pero también se aprende.

La autora tiene otro libro llamado: "How not to dissapear" y, por lo que pude leer, también trata de ficción real (este "termino" siempre me ha resultado extraño aunque tiene sentido xD).

Entonces, ¿qué dicen? ¿Le darían una oportunidad a un libro como este? ¿Llama su atención? ¿Creen que podrían sentirse identificados? :) Cuéntenme :D

*Gracias a Editorial Océano por el libro :)
¡Gracias a todos por leerme!  :D

3 comentarios:

  1. No había escuchado del libro pero me haré de el, definitivamente quiero leerlo y tenerlo en mi librero para cuando crea que alguien necesita leerlo.
    Buena reseña y Saludos ^^

    ResponderEliminar
  2. Primera reseña que leo del libro, me gustó mucho lo que has mencionado de no juzgar a la protagonista, y es que es verdad, cuando vemos este tipo de personajes es tan fácil tacharlo de insoportable sin realmente ver la situación en la que se encuentra. Me dejaste intrigada, ¡quiero saber cómo termina!
    ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar
  3. Sin duda es una temática bastante fuerte la que aborda la autora y más por la forma en que la plasma. Normalmente prefiero libros con temáticas más enfocadas a la fantasía pero por la calificación que le das creo que es una lectura que vale la pena.
    En cuando Pearl, no puedo juzgarla si yo estuviera en la misma situación creo que haría lo mismo. Y me alegra que superaras ese momento tan difícil. Un abrazo amiga, me gustó mucho tu reseña ;)

    ResponderEliminar

Te agradezco que pases a comentar :D Me gusta poder saber tu opinión. Si quieres agregar un link para que visite tu blog, agradecería que lo enviaras al correo electrónico del blog, NO EN UN COMENTARIO, de lo contrario tendré que borrarlo. Gracias por leerme :)